terapia de pareja

TERAPIA DE PAREJA

La terapia de pareja tiene como objetivo lograr la estabilidad en aquellas relaciones afectadas por desequilibrios que ponen en peligro la estabilidad y las buenas relaciones. Es importante indicar que la pareja es concebida como un único organismo, por lo que las acciones terapéuticas van dirigidas a ambos miembros. No obstante, también se atiende a la individualidad. Otra cuestión habitualmente no tenida en cuenta es que la terapia de pareja se puede desarrollar tanto para que haya continuidad como para gestionar una ruptura. En este caso, el objetivo fundamental es la protección de los menores y la prevención de problemas emocionales en estos así como en los adultos protagonistas de la ruptura.


El proceso de intervención se divide en diferentes fases, y cada una de ellas persigue unos objetivos determinados.

  • en la primera fase, se realiza una evaluación individual al objeto de aislar rasgos de personalidad y posibles áreas psicológicas afectadas y asociadas al problema principal de pareja. En esta fase se realizan pruebas de personalidad y cribado de psicopatología. Así mismo en esta fase también se realizan pruebas objetivas de ajuste diádico, con el objetivo de determinar la situación de la pareja.
  • en la segunda fase se trabajan los refuerzos positivos, con el objetivo de conseguir un buen clima que facilite el abordaje del siguiente paso
  • en la tercera fase se trabaja la comunicación y técnicas de negociación
  • en la cuarta y última fase es cuando se abordan los problemas y se toman medidas para solucionarlos
Es importante indicar que a la vez que se intervienen con la pareja como un único organismo, se deben abordar determinadas cuestiones psicológicas o áreas afectadas que pudieran contribuir a la problemática conyugal